lunes, 9 de abril de 2007

¿NO QUE MUY FACIL?

Pasé aproximadamente una semana de mi vida en las salas de doblaje para completar aquellas 25 horas que me había recomendado el maestro Fernando Álvarez. Tuve oportunidad de ver doblarse series como:




Reportera del Crimen











Luz de Luna








Dallas












Los Dinoplativolos








Falcon Crest






El Justiciero








El Precio del Deber










Fama










Los Pitufos








Matlock




Los Supersónicos






Miami vice, etc;








mismas en las que trabajaria tiempo después haciendo papeles pequeños. Como decía consideré que ya estaba listo para la gran prueba, creía que era muy sencillo aquello de doblar. Decidí ir primero con el señor Francisco Colmenero. Entre a su sala y le dije muy seguro de mí mismo, que si podía hacerme una prueba porque me interesaba hacer doblaje. Él se me quedó viendo muy serio, con esa gran personalidad que resquebrajo en un segundo toda la supuesta seguridad con la que llegué. Me dijo que regresara 15 minutos antes del corte a comer. Le di las gracias y me salí de la sala. Me dirigí a la oficina de delegados de la ANDA. En aquella época Oruga tenía dos Delegados de la ANDA,Carlitos Pastor , un hombre de carácter fuerte , pero con una gran nobleza, tenía aproximadamente 80 años.

Y Camelia Reyes,una mujer de una capacidad para resolver problemas impresionante , con un talento muy especial para hacer amigos. Ellos fueron mis ángeles de la guarda, siempre estaré agradecido por todo el apoyo que me brindaron para poder lograr un lugar en esta industria.
Al cuarto para las tres en punto estaba entrando a la sala de nuevo para mi prueba. Don Francisco Colmenero me vio y acto seguido le pidió al operador que montara el loop 39. Me pidió que ensayara, me puso el libreto en dicho loop y al acercarme al atril vi que el personaje con el que haría mi prueba era...

Spencer investigador. Eran como 10 renglones corridos de texto. Lo ensayé 2 veces , aquí tengo que explicar que en el atríl había un botón como el que hay en cualquier casa para apagar la luz, pero éste servia para activar o desactivar el audio en la sala, pues los ensayos se hacían escuchando el audio original en unas bocinas detrás de la pantalla, se memorizaba el ritmo, pausas, reacciones y texto , para luego de que el director oprimiera el botón silenciando las bocinas se procediera a grabar; no había audífonos así que se grababa de memoria . Don Francisco me preguntó si estaba listo, y yo la verdad estaba tan nervioso que solo miré el libreto en el ensayo, jamás puse atención a la imagen, no me di cuenta de como hablaba el personaje, ni sus respiraciones, reacciones, intenciones etc. Pero aún así dije que ya estaba listo , don Francisco oprimió el botón del audio y vino la grabación.Obviamente no di una, fue caótico.Lo intenté 4 veces con pésimos resultados. Don Francisco interrumpió mi cuarto intento abruptamente diciéndome solamente ¨vete a tu casa a leer manito¨. Luego salió de la sala y yo me quede ahí muy consternado. Me dio mucho coraje conmigo mismo, ¿pues que no era tan sencillo como hablar cuando abriera la boca el personaje y callarse cuando la cerrara?
Decidí buscar otra oportunidad y me fui a la sala 2 donde dirigía Francisco Resendez.
Entre y me quedé esperando a que regresara de comer. Pasé por el mismo proceso pero en esta ocasión fue Matlock, para empezar por edad no me iba, por mas que traté de lograr sincronizar mi voz con él fui un desastre y el señor Resendez me dijo que mejor me fuera a estudiar otra cosa. Salí de ahí muy mal, deprimido, derrotado y preguntándome si realmente servía para el doblaje. Esa noche decidí que ya no regresaria a Oruga.

2 comentarios:

  1. ohhh, interesante, es bueno conocer éstas experiencias para demostrar lo difícil de su trabajo.
    Saludos Javo
    Vladimir

    ResponderEliminar
  2. Por suerte para nosotros, no te diste por vencido...
    Gracias por todos estos años de duro trabajo y de compartir esta experiencia con la gente que ahorita esta tomando tus cursos.
    Saludos,
    Chris

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios.